Aprendiendo a tejer

Escrito el por Vital Voices

Mi primer contacto con Voces Vitales, fue un domingo por la noche a mediados de 2010, cuando recibí un correo que invitaba a postularse para el programa de Mentoreo. Recuerdo que la idea me atrapaba y me intrigaba, inmediatamente respondí y me postulé. No quedé seleccionada para el programa del 2010, porque en ese momento no encontraron una mentora para mi perfil. Igualmente seguí participando de las actividades que se realizaron en Córdoba, y en el 2011, volví a postularme (¡si hay algo que no me falta es perseverancia!) y con gran alegría me comunicaron que en esta oportunidad sí habían encontrado una mentora adecuada para mí.

Hasta que no viví la experiencia, no entendía cómo funcionaba la búsqueda de perfiles y el armado de las duplas para los días de “shadowing”, mejor dicho, cuando conocí a Gabriela Guzzo, mi mentora, finalmente comprendí el significado de encontrar una mentora a tu medida. Gabriela, actualmente es Gerente de Planeamiento y Supply Chain en Loma Negra, ha realizado una carrera brillante (sé qué su potencial es enorme por lo tanto su logros serán aún mayores), y por sobretodo es una persona excelente. Estar tres días a su lado, observándola, compartiendo, contemplando y por sobre todo aprendiendo, de ella y de su entorno, ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. La experiencia del shadowing, se complementa a la perfección con las demás actividades de la semana, charlas, capacitaciones, cenas, desayunos, y con la posibilidad de compartir experiencias, de escuchar otras voces, y por sobretodo con la posibilidad de escuchar nuestra propia voz, de descubrirnos en un lugar diferente, de comenzar a valorarnos, a reconocernos como mujeres con la capacidad de transformar el mundo, logrando que la voz de la mujer se escuche y se valore.

¿Suena ambicioso o utópico sentirse con la capacidad de transformar el mundo y hacer que la voz de la mujer sea escuchada y valorada?, creo que no, porque lo que aprendí durante el Mentoring, fue que esas transformaciones las debemos realizar en nuestro entorno inmediato, y transmitiendo a otras mujeres que también pueden hacerlo, esto forma una red enorme, y así tejiendo una gran red, es cómo vamos a lograr los cambios. El gran paso está en transformar lo que tenemos a nuestro alcance, por ahí se comienza y eso hace la diferencia. El efecto multiplicador luego de esas pequeñas transformaciones es enorme, por eso el título de este artículo, aprendiendo a tejer, porque justamente aprendí a tejer redes, de mujeres y hombres comprometidos con mejorar nuestra sociedad.

Aprendí, que podemos trabajar para que la mujer tenga igualdad de oportunidades, valorando y alentando las diferencias con los hombres, justamente en las diferencias está lo enriquecedor y lo que nos hará progresar como sociedad. Aprendí a que cada una de nosotras es responsable de marcar un camino, de hacer la diferencia, de transformar nuestro mundo. Y como les dije en un párrafo anterior, el cambio comienza por lo inmediato, por lo que tenemos más cercano, quédense tranquilas que luego el efecto se multiplica, la red se hace más grande y entonces de a poquito el mundo se transforma en un lugar mejor para todos. Por eso amigas, las invito a tejer… redes, con cada persona que sumemos a esta tarea, el efecto será mayor aún.

- Romina Gleria, Mentee 2011.

Voces Vitales Argentina Delegación Córdoba llevará a cabo la Jornada de Liderazgo Femenino en esta ciudad el próximo 21 de noviembre, para participar inscribite aquí.

Asimismo el 3 de diciembre se llevará a cabo el Mentoring Walk Córdoba, para postularte como mentora o joven aprendiz escribí a vva-cordoba@vitalnetwork.org

 

Una respuesta a Aprendiendo a tejer

  1. Helga Zekl de Apollonio escribió:

    Bien por Romina y por Gabriela, es tan enriquecedor aprender como enseñar con la mente abierta, porque siempre hay un intercambio, ambas se nutren y crecen.

Dejá tu comentario

Voces Vitales © 2017 - Todos los derechos reservados