No estés sola: Busca un mentor

Escrito el por Vital Voices

Sin darme cuenta, desde que comencé mi carrera profesional, tuve mentores. Actualmente tengo, por lo menos tres. Quizá ellos no lo sepan. ¡Me aseguraré de hacérselos saber a la brevedad!

¿Qué es un mentor? Una persona que guía, orienta, aconseja sobre tu desarrollo profesional. Una persona con la que podés conversar sobre los temas trascendentales que te aquejan en tu quehacer laboral, y en la que podés confiar en su juicio, ya sea por su experiencia, capacidad, y-o afinidad. Es una persona en la que podés confiar tanto en su criterio como en su buena fe.

¿Por qué es importante tener un mentor (o varios)? A medida que vamos desarrollándonos en nuestras profesiones vamos enfrentándonos con nuevos desafíos. No siempre estamos 100% seguros de la decisión a tomar. A veces, la toma de decisión es una acción muy solitaria. Pero el proceso, lo podemos hacer mucho más rico si compartimos nuestros objetivos, inquietudes, e ideas con otros, en los que confiamos. Al darnos su punto de vista, enriquece nuestra propia visión, y lógicamente redunda en una mejor toma de decisión.

Se trata de una experiencia sumamente enriquecedora. Un vínculo que comenzó, en mi caso, por casualidad? Una relación empática, donde me sentía identificada con el otro, y aprendía de sus experiencias, comentarios y visión profesional?

Recién ahora, soy conciente de que siempre tuve mentores, y que, de manera constante, fomentaré el tenerlos. Por lo general, mis mentores son mucho más experimentados que yo. ¡Cuánto más valioso! ¡Cuánta más sabiduría para absorber!

Mi primera mentora, fue mi primera jefa. Fue ella quien me enseñó y proveyó de las primeras armas para desempeñarme en el mundo laboral. Fue quien me enseñó los secretos básicos de la profesión, quien me alentó a no desanimarme frente a las primeras frustraciones profesionales, y quien me animó a continuar por el camino de las relaciones públicas y la prensa. Estaré siempre agradecida por ello.

Una de mis principales mentoras actuales es una mujer encantadora, recientemente retirada del Departamento de Relaciones Públicas de una empresa internacional de gran prestigio, a quien acompañé en su gestión durante 10 años, como su consultora en comunicación y prensa. Hace 13 años que comencé mi práctica profesional, y 10 los recorrí a su lado. Gran parte de mi formación se la debo a ella. Sin duda mi perfil y estilo tienen una gran impronta de esta mujer. Un orgullo. Ella creyó en mí, y sin querer queriendo me brindó la posibilidad y me ¨empujó¨ a animarme a armar mi propia consultora en comunicación. Eso no lo olvidaré jamás.

Otra mentora espectacular que tengo es una consultora independiente en comunicación estratégica. Ella me inspira y aporta visión, foco, y me alienta a superarme día a día, año a año. Me acompaña en los procesos de cambio que son continuos y clave para el crecimiento de cualquier organización.

Hace muy poco adopté a un hombre como mentor, un especialista en publicidad y comunicación. El me aporta una mirada aguda sobre el mundo de los negocios y la comunicación.

Los tres, desde su lugar, y con una generosidad desmesurada, me brindan su tiempo, y aportan las energías necesarias para continuar recorriendo felizmente (eso no quiere decir que no haya tropezones) el camino elegido.

Sin duda, una de las claves de mi crecimiento personal y profesional está en tener la posibilidad de rodearme de personas más experimentadas, que gracias a su capacidad y buena voluntad me acompañan en mi desarrollo.

¡Te aliento a que hagas lo mismo! Y quizá, sin darte cuenta, hasta te sorprendas reconociendo que ya tienes un mentor (o varios).

Por María Gabriela Hoch, Presidenta de Voces Vitales Argentina.

 

Dejá tu comentario

Voces Vitales © 2017 - Todos los derechos reservados